Cada año se fabrican alrededor de 150 mil millones de prendas y sólo 1 de cada 1,000 piezas vendidas se recicla*.

En España, se estima que más del 80% de los tejidos producidos van al vertedero, y aunque las tasas de recogida, selección y reciclaje en Europa mejoran, apenas alcanzan el 50%.

 

Nos enfrentamos a un problema global, donde cada año millones de armarios de todo el mundo se llenan con prendas destinadas a terminar en el vertedero, donde finalmente se queman o se entierran con otros desechos bajo tierra.

Una de las principales causas radica en la compra compulsiva e imprudente. Deberíamos cambiar el enfoque y comenzar a ser compradores conscientes, compradores de lo que realmente podremos usar y/o reutilizar, a fin de estimular la colaboración y lograr un modelo económico de la moda circular en un futuro esperemos no muy lejano.

Sin embargo, el ciclo de vida de un producto depende de muchos factores y no siempre podemos controlarlos.

En Holistex Group, nos ha preocupado trabajar con materiales reciclados y que se biodegraden en un tiempo relativamente corto, ya que el reciclaje y el fin de vida biodegradable de un producto es nuestro objetivo principal, garantizando el reinicio del ciclo y el cuidado del medio ambiente y las personas.

Cada vez más empresas como Eileen Fisher, Patagonia o IKEA, por mencionar algunos, llevan a cabo programas que promueven el reciclaje de sus propias prendas y productos, tanto para revenderlas de nuevo o para fabricar con éstas nuevas piezas.

La creatividad, el cuidado y el amor por lo que hacemos hacen posible hoy la producción textil sostenible del grupo. Para garantizar que nuestros procesos sean sostenibles, nuestra visión holística se centra en la innovación y el desarrollo, la mejora productiva y la optimización de los recursos.

Siempre comprometidos con el uso de fibras de origen natural, es decir, renovables y con un fin de vida biodegradable, en Holistex Group trabajamos constantemente en la búsqueda de las mejores prácticas desde el origen, en su fase inicial de diseño y desarrollo.

En Dobert Textile por ejemplo, el 95% del consumo de fibras es de origen natural y biodegradable, y el 5% restante proviene de fibras sintéticas recicladas (poliéster y poliamida). La lana representa el 30% de nuestro consumo de fibras, el lino y el algodón representan más del 35%, y el 84% de nuestras fibras celulósicas provienen de las opciones más respetuosas con el medio ambiente, como TENCEL™ (20% del volumen total de fibras) y ECOVERO™ .

Nuestra experiencia junto con los conocimientos de todo el grupo Holistex, garantizan un proceso de producción de proximidad, trazable y transparente, con el máximo beneficio para nuestros clientes, pero también para el medio ambiente.

*Fuente: Eileen Fisher